¿Qué causa el bruxismo y cómo puede tratarse?

¿Qué causa el bruxismo y cómo puede tratarse?

El bruxismo es una respuesta del cuerpo humano que provoca que apretemos o rechinemos los dientes, de manera inconsciente, por la noche o durante el día. Se considera una para-función, es decir, no tiene ningún objetivo su realización y es fruto de estrés o de problemas de mala oclusión.

Otros de los motivos que explican su aparición son alteraciones dentro de la ATM, como por ejemplo: mala sincronía muscular, empastes mal alineados, alteraciones en la morfología del hueso maxilar y la rama mandibular, choque dental o mala oclusión durante la mordida.

La mala alimentación, el exceso de horas de trabajo, la falta de ejercicio y el elevado número de horas sentados también influyen en la aparición del bruxismo, ya que hace que sintamos más estrés.

El bruxismo afecta en mayor medida a mujeres que a hombres

En cuanto a la edad, es cada vez más habitual ver a chicos y chicas de 10 años con este problema. Lo hacen de manera inconsciente y no se dan cuenta hasta pasado un tiempo, por eso es frecuente que sean sus padres quienes acuden a consulta para preguntarnos el porqué.

Los síntomas que pueden presentar son diversos, entre ellos:

  • Dolor cervical por la mañana, a pesar de haber cambiado la almohada recientemente.
  • Dolor oro-facial.
  • Desgaste dental e hipersensibilidad dental.
  • Artrosis precoz en la articulación témporo-mandibula(ATM).
  • Déficit del descanso y su consiguiente afectación a diferentes escalas.

Podemos diferenciar estos síntomas en dos grupos:

  1. Los que proceden de problemas de mordida, interferencias oclusales y disfunciones de la articulación tempero-mandibular.
  2. Los procedentes de estrés y mala postura en la relación cráneo-cervical. Para poder tratarlo es fundamental determinar la procedencia de los síntomas con la ayuda de un médico estomatólogo o un odontólogo.

Una vez descartadas y/o tratadas todas las patologías del campo dental, se debe revisar lo concerniente a lo que podemos hacer con fisioterapia. Por ejemplo, puede ser de gran ayuda entender la relación entre el cráneo del paciente y la posición de la ATMpara determinar si la mandíbula está más adelantada o más retrasada con respecto al maxilar.

Una vez visto lo anterior, deberíamos tratar las relaciones de la ATMcon las cervicales y los centros de control que hacen que la ATM no funcione correctamente. Realizaríamos una evaluación funcional de la movilidad de la mandíbula: chasquidos al abrir, sincronía entre ambas articulaciones.

Acabaríamos revisando las zonas con el estrés como: diafragma, respiración, musculatura en espasmo, elaboración de un esquema de ejercicios para el paciente.

Por lo tanto, el bruxismo tiene solución pero no siempre se consigue encontrar su causa principal. Con lo cual, ante cualquier síntoma es recomendable realizar una visita al médico y consultarle tu problema para estudiarlo de inmediato y ponerle remedio cuanto antes.

Raúl San Segundo RiescoTop Doctors

Relacionados

Comentarios