Viruela del mono: síntomas, contagio y qué hacer para protegerte

Viruela del mono: síntomas, contagio y qué hacer para protegerte

La llegada de la viruela del mono ha hecho saltar las alarmas en Occidente. A pesar de ello, diversos organismos de vigilancia epidemiológica han querido restar importancia al brote y han declarado que la viruela del mono no constituye una amenaza para la salud del público general, pero ¿qué es, cómo se transmite y qué efectos tiene sobre la salud?

El doctor Álvaro Flamarique, especialista en Medicina Interna y experto en enfermedades infecciosas, aclara que la viruela del mono es una enfermedad que "pertenece a la misma familia que la viruela y, por tanto, guarda muchas similitudes genéticas y de afectación clínica", lo que significa que comparte sintomatología con el virus de la viruela.

 Según explica el doctor, los síntomas de la enfermedad se manifiestan con fiebre, dolor de cabeza, escalofríos, debilidad generalizada, inflamación de ganglios linfáticos y dolores articulares y musculares. 

El periodo de incubación puede variar de 5 a 21 días, por lo que las autoridades sanitarias de varios países ya han advertido de la necesidad de actuar con celeridad para identificar cualquier potencial caso y prestar atención a los síntomas si existe alguna sospecha de estar contagiado. "Entre el primer y tercer día aparece una erupción cutánea de inicio en la cara y extensión al resto del cuerpo incluido manos y pies. Se inician como máculas (manchas) y evolucionan a pápulas, vesículas, pústulas y costras", advierte el especialista.

Todavía se están estudiando las posibles causas que puedan arrojar luz sobre el rápido aumento de casos, aunque por ahora se barajan dos posibles hipótesis. Por un lado, el cese de la vacunación contra la viruela y, por otro, la globalización que, igual que ocurrió con la COVID-19, ha permitido la rápida expansión del virus a nivel mundial.

La principal vía de contagio es de animales salvajes a humanos y, aunque se cree que entre personas no constituye una enfermedad altamente contagiosa, se ha concluido que se transmite por fluidos corporales (mucosa, heridas, saliva y fluidos sexuales).

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya ha adelantado que en los próximos días aparecerán más casos, por lo que toda precaución es poca. A día de hoy no existe un tratamiento comprobado y seguro contra la enfermedad, pero sí podemos tomar medidas de prevención para frenar su contagio. Los expertos recomiendan seguir unas medidas básicas de higiene como: 

  • Lavarnos las manos con agua y jabón.
  • Usar desinfectante para manos a base de alcohol.

También aconsejan seguir las recomendaciones de las autoridades locales en caso de realizar viajes internacionales y, para quienes trabajan en hospitales, clínicas o centros de salud, utilizar equipos de protección personal.

Dr. Álvaro Flamarique Pascual
Top Doctors

Artículo recomendado

Mi madre se ha roto la cadera y ya no puede vivir sola. ¿Qué podemos hacer?

Mi madre se ha roto la cadera y ya no puede vivir sola. ¿Qué podemos hacer?

Lamentablemente es una situación que pasa más de lo que todos querríamos. La persona mayor está bien, es totalmente autónoma, pero de pronto una caída, un...

Relacionados

Comentarios