Plusesmas.com

RESIDENCIAS

¿Cuándo hay que llevar al enfermo de Alzheimer a una residencia?

¿Cuándo hay que llevar al enfermo de Alzheimer a una residencia?

A medida que va progresando la enfermedad de Alzheimer, la atención que la familia puede dispensar al paciente se complica día a día.

Los enfermos de Alzheimer son difíciles de tratar en el domicilio a lo largo que los síntomas de la enfermedad se acentúan. Puede llegar el momento en el que el cuidador principal, con el apoyo de todo su entorno y del facultativo que le trate, considere que recibirá mejores cuidados en una residencia.

La decisión de llevar a nuestro padre o madre con demencia a una residencia no será fácil. Para muchas personas supone un fracaso en su labor protectora o de abandono de su ser querido, y en todos los casos resulta doloroso tomar esta decisión. Pero a veces no hay otra alternativa: hay que procurar al enfermo la máxima calidad en los cuidados que precisa. Y a medida que la enfermedad avanza, se precisan cuidados cada vez más especializados las 24 horas del día.

Las residencias especializadas, ya sean públicas o privadas, disponen de los servicios necesarios para ofrecer una buena atención al enfermo. Son entornos seguros, en los que existe personal cualificado y medios suficientes para que los pacientes estén bien atendidos. La persona con Alzheimer recibirá un plan de atención personalizado, en función de su estado, del que el cuidador principal estará permanentemente informado.

Antes de decidirse por una residencia es importante visitarla y confirmar que cuenta con todos los permisos y que sus instalaciones están perfectamente preparadas para atender a este tipo de enfermos.

Pero el ingreso de un familiar en un centro residencial no supone que nos olvidemos de que seguimos siendo su cuidador y responsable máximo de su bienestar. Deberemos verificar que nuestro familiar enfermo de Alzheimer recibe un trato adecuado. Visítale, acompáñale a dar un paseo mientras pueda, hazle saber que le quieres y que, pase lo que pase, estarás a su lado.

Según Patricia del Barco (directora de operaciones de centros de día): “ No hay un momento ideal para llevar a nuestro familiar enfermo de Alzheimer a una residencia. Esta decisión va a depender de múltiples factores como la adecuación de nuestra vivienda, la evolución de la enfermedad de nuestro familiar, la cuantía económica que podamos dedicar a estos cuidados y nuestra propia capacidad como cuidadores. Teniendo en cuenta todo esto, podríamos decir que el momento ideal es cuando nosotros como cuidadores no podemos seguir proporcionando calidad en los cuidados al enfermo ya sea por sobrecarga o por cualquier otro motivo. Este momento es el más adecuado, dejamos los cuidados diarios en manos expertas y nosotros disfrutamos de nuestro familiar en momentos de calidad. “

ACCEDE AQUÍ A NUESTRO BUSCADOR GRATUITO DE CENTROS RESIDENCIALES

Relacionados

Comentarios (0)

* *

*