Beneficios de la acupuntura

Acupuntura para solucionar problemas de salud

Acupuntura para solucionar problemas de salud

La Acupuntura es uno de los métodos terapéuticos que utiliza la Medicina Tradicional China para restablecer la salud y también para prevenir la enfermedad.

Aunque en Occidente se considera que es una técnica complementaria al tratamiento médico convencional, lo cierto es que la acupuntura se trata de un modelo médico completo, como lo sería en nuestra cultura la cirugía, por ejemplo. Sin embargo, en nuestra cultura se reserva la acupuntura para trastornos que responden peor a la Medicina convencional, para las patologías que no tiene una respuesta en los tratamientos convencionales y para aquellas personas que prefieren prescindir de fármacos o de cirugía para la solución de algunos problemas.

La acupuntura consiste en la inserción de agujas filiformes en determinados puntos de la piel. Son agujas muy finas y la mayoría de las veces la punción es indolora. Dependiendo del proceso a tratar, de la edad de la persona tratada y de su estado de salud, las agujas pueden permanecer implantadas entre 10-30 minutos. El efecto puede ser casi inmediato aunque para apreciar una mejoría clínica habitualmente se requieren varias sesiones. En algunos casos se puede emplear estimulación eléctrica sobre los puntos, conectando las agujas a un aparato de electro- acupuntura. Las complicaciones que se pueden producir son similares a las que pueden tener lugar a la hora de realizar un análisis: posibilidad de hematoma local, molestias….

La Organización Mundial de la Salud reconoce a la acupuntura como un buen método de tratamiento en una larga lista de trastornos: cefaleas, dolor de espalda, dolores articulares (cuello, hombro, codo, rodilla), dismenorrea, fibromialgia, parálisis facial, neuralgias, ansiedad, stress, depresión, rinitis alérgica, estreñimiento, colitis ulcerosa, disfunciones sexuales, insomnio, artrosis, artritis, migrañas, asma bronquial, alergia con componente asmático, hernias discales, aplastamiento vertebral, enfermedad de Parkinson, piernas inquietas, enfermedad de los escritores, contracturas , tendinitis, como complemento en rehabilitación y fisioterapia, etc.

En general, se considera que esta terapia está indicada para personas de entre 12 y 75 años, que no estén siendo sometidos a tratamientos con anticoagulantes y siempre que no estén en fases avanzadas de una enfermedad.

Relacionados

Comentarios