El maltrato a las personas mayores: protección, detección y actuación

El maltrato a las personas mayores: protección, detección y actuación

Con este artículo se pretende hacer una aproximación al tema del maltrato a las personas mayores y/o dependientes y sobre todo, cómo detectar una situación de maltrato: identificar para poder actuar.

Todos queremos vivir muchos años y tener una vida digna disfrutando de nuestros derechos y de un buen trato.

El buen trato debe estar presente en todas las relaciones sociales y debe ser la base de las recursos y redes de apoyo, tanto en el ámbito familiar, como en las instituciones públicas y privadas.

Nos cuesta aceptar la vejez, no queremos “que llegue” y por eso no la miramos de frente y, cuando no lo hacemos también estamos evitando mirar de frente a los problemas que en algunas ocasiones pueden intensificarse en esta etapa de la vida, al igual que en otras.

El maltrato a las personas mayores siempre ha estado ahí, pero lo que cambia es que hay un sector importante de la sociedad que hemos decidido no mirar hacia otro lado.

En el caso del adulto mayor es importante aunar esfuerzos y crear mecanismos de detección y actuación, ya que unida a situaciones de dependencia, existe mayor riesgo de sufrir abandono, maltrato o negligencia por la propia fragilidad física, psíquica, emocional, social o del entorno al que en ocasiones se puede estar expuesto.

Los problemas de abusos y violencia que sufren las personas mayores se dan a menudo en un entorno íntimo y de confianza, pero también en el ámbito institucional y social. Por ello, un trato inadecuado puede afectar gravemente a la autoestima y tener consecuencias físicas y psicológicas en las personas que afecten a su salud mental, física y en general a su calidad de vida.

Reconocer los diferentes tipos de maltrato y fomentar los mecanismos para, primero evitar y, en el caso de que se dé, poder actuar, pueden ser algunas de las herramientas tanto del entorno más cercano, como de los cuidadores formales e informales y de los profesionales de la atención social y/o sanitaria, sin olvidar la implicación social de alertar ante situaciones de maltrato de los que tengamos certezas e incluso sospechas.

Comencemos por una definición, antes de centrarnos en los tipos de maltrato:

La OMS en la Declaración de Toronto para la prevención global del maltrato de las personas mayores, lo define así: “El maltrato a personas mayores se define como la acción única o repetida, o la falta de la respuesta apropiada, que causa daño o angustia a una persona mayor y que ocurre dentro de cualquier relación donde existía una expectativa de confianza”

La Organización Mundial de la Salud establece una relación directa entre el maltrato y las relaciones de confianza, pero se acentúan en el caso de las personas mayores que se encuentran en una situación de necesidad de cuidados y dependencia.

Dentro de esta relación de confianza el maltrato puede aparecer en una relación de proximidad, ya sea en el entorno familiar, cuidador y/o relacional, y no siempre aparece en forma de maltrato físico; la anulación de las opiniones, la invisibilidad… pueden ser el inicio de la falta de buen trato, que puede acabar en negligencia, abandono o maltrato.

Cuando en el ámbito doméstico surge un maltrato en la relación de cuidado, hay que abordarlo desde una atención integral.  En ocasiones, derivado de situaciones de sobrecarga que desencadena reacciones exacerbadas sobre la persona a la que se cuida y dedica la mayor parte del tiempo y atención.

Bajo esta definición se ocultan diferentes tipos de maltrato estrechamente interrelacionados y a menudo simultáneo, por lo que se exponen a continuación los siguientes:

  • Negligencia
  • Maltrato físico
  • Maltrato psicológico
  • Violación de derechos básicos
  • Maltrato sexual
  • Maltrato financiero
  • Abandono 

DEFINICIÓN

INDICADORES, SIGNOS  Y/O EVIDENCIAS

NEGLIGENCIA: comportamiento nocivo por parte de la persona encargada de cuidar al mayor. Rechazo u omisión de proporcionar a la persona mayor lo necesario para cubrir sus necesidades básicas (higiene, alimento, medicamentos..).

 

 

 

Desnutrición, deshidratación, sujeciones y restricciones físicas y/o químicas sin prescripción y sin seguimientos, mal aspecto físico, ropa sucia, úlcera por presión derivadas de la negligencia..., agresiones continuadas que no ponen en riesgo la vida pero causan lesiones físicas y emocionales, entre otros signos.

 

MALTRATO FISICO: todo tipo de violencia física, aunque no cause lesión llevada a cabo de forma intencional para causar daño o lesión (en ocasiones algunos tipos de negligencia pueden considerarse maltrato físico).

Agresiones puntuales y/o reiteradas, pellizcos, empujones, hematomas, así como la violencia física en el contexto de la violencia de género.

MALTRATO PSICOLÓGICO O EMOCIONAL: el maltrato psíquico o emocional tiene lugar cuando la persona que cuida al mayor le grita, usa palabras humillantes, le amenaza o le ignora repetidamente. Sin olvidar que impedir por cualquier medio que una persona mayor vea a su entorno relacional es otra forma de maltrato emocional. Resaltar en este punto las actitudes edadistas.

 

Amenazas, intimidación, humillación, órdenes bruscas, infantilización, insultos, menosprecio. Escasa o nula escucha de las preferencias y deseos de la persona.

 

 

 

 

 

VIOLENCIA DE LOS DERECHOS BÁSICOS: privar a la persona mayor de los derechos que legalmente le corresponden (intimidad, toma de decisiones, opción religiosa, confidencialidad, participación social, libre elección, etc.).

 

 

 

 

Retención ilegal, abuso de poder, aislamiento forzoso tanto a nivel relacional (amistades, familiares) como a nivel de recursos sociales y sanitarios.

MALTRATO SEXUAL: cualquier acto o intención sexual sin consentimiento.

Atentados contra el pudor y la intimidad de la persona, tocamientos, violaciones, sodomía, desnudo forzado, fotografía sexual implícita..

MALTRATO FINANCIERO: uso inadecuado de los recursos de la persona mayor.

Privación del patrimonio, negarle dinero en metálico o el uso de sus tarjetas bancarias, coaccionarle para que disponga de su patrimonio en favor de su maltratador, falsificación de cheques, robos…

ABANDONO: claudicación total por parte de la persona encargada de prestar cuidados para asegurar la atención física.

Abandono de una persona mayor con necesidad de cuidados e incapacidad para procurárselos por sí misma.

(Habitualmente se detecta por servicios sanitarios, sociales o por el vecindario o entorno relacional).

Fuente: IMSERSO y Guía de Atención al Maltrato de Personas Mayores del Ayuntamiento de Madrid (2017).

Cabe destacar dos situaciones unidas en muchas ocasiones a los tipos de maltrato anteriormente citados, que son el edadismo, como maltrato social, y violencia de género, como tipo de maltrato específico y discriminatorio hacia la mujer, mayor en estos casos.

El maltrato social o edadismo es la discriminación de cualquier tipo hacia un grupo de población que reúne características comunes, en este caso la edad.  El edadismo se basa en unos estereotipos colectivos que presentan a las personas mayores como improductivas, frágiles o incapaces. Estos estereotipos infravaloran a las personas mayores y hacen que sean tratadas de forma distinta o inadecuada. El edadismo provoca, además, que se invisibilice la riqueza de vida de las personas mayores y se ignoren las distintas experiencias y necesidades que cada persona tiene individualmente.

Las mujeres mayores experimentan mayor discriminación de género que las jóvenes, y mayor discriminación por edad que los hombres mayores. Esto hace que la violencia de género en las mujeres mayores sea aún un problema muy invisibilizado. De hecho, las mujeres mayores que sufren violencia machista siguen siendo quienes recurren en menor medida a los servicios de ayuda.

Ante esto solo cabe actuar y ponerlo en conocimiento de las entidades competentes para que mediante las escalas y los mecanismos profesionales adecuados valoren la certeza y gestionen y promuevan la protección en caso necesario.

Por tanto, cualquier persona que sea testigo o tenga conocimiento de un maltrato tiene la obligación de comunicar los hechos a la autoridad competente, y en el caso de posible sospecha y no certeza, recurrir a los recursos sociosanitarios, servicios sociales de base de distrito o centro de salud que se considere.

-De manera indirecta, activando los servicios policiales que intervengan en el momento de los hechos:

  • Emergencias 112
  • Policía Nacional 091
  • Guardia Civil 062 (091)
  • SAMUR Social (010) 914802020 (Madrid).
  • Teléfono del Mayor 900 101 111

-De forma directa, mediante denuncia formal. Esta denuncia puede ser realizada:

  • En la comisaría de policía más cercana
  • En el juzgado de guardia o fiscalía de guardia.

Dónde obtener información sobre programas específicos de prevención y detección:

  • Servicios Sociales (Dirección General del Mayor: 915809470 (010 Madrid)).
  • Centros de atención o información a la mujer
  • Centros de atención primaria de salud
  • Centros de mayores
  • Otros: fundaciones, ONG, asociaciones de barrio, etc.

El uso de los recursos sociales y de salud es una garantía de protección personal. De esta forma, las personas mayores, sus familias y su entorno relacional deben tener la información necesaria para poder utilizar los servicios que están a su disposición.

Es imprescindible mejorar las vías de difusión de la información y acercar los servicios que están disponibles en cada comunidad para cubrir las diferentes situaciones de necesidad y así, entre todos, actuar en el caso de maltrato, prevenirlo y sobre todo y ante todo erradicarlo.

Hagamos un esfuerzo que nos enorgullezca como sociedad y comencemos por algo tan sencillo como respetar la voluntad, las opiniones y las decisiones de las personas mayores. Este creo que sería un buen punto de partida para comenzar a mirar de frente a una edad que también debemos proteger y así poder disfrutar.

María José Rivas
Trabajadora social y docente de la Formación Profesional para el Empleo

Bibliografía y webgrafía:

OMS: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/elder-abuse

https://www.diainternacionalde.com/ficha/dia-mundial-abuso-maltrato-vejez

Guía detección del maltrato Ayuntamiento 2017 

“Malos tratos a personas mayores: Guía de actuación”. Antonio Moya Bernal y Javier Barbero Gutiérrez (coord.). Observatorio de Personas Mayores. Edita IMSERSO 2005

Artículo recomendado

Buscador gratuito de residencias

Buscador gratuito de residencias

Encuentra la residencia que encaja con tus necesidades. Puedes filtrar por preferencias, ver los servicios y fotos de cada centro e incluso contactar...

Relacionados

Comentarios