MEMORIA

¿Es bueno para la memoria usar agendas?

¿Es bueno para la memoria usar agendas?

Nos quejamos de la memoria, pero seamos honestos: ¿cuánto tiempo hace que no la ponemos a trabajar? La respuesta puede ser «meses» o, quizás, «años». Así, no es de extrañar que esté algo oxidada. Con un poco de entrenamiento volverá a dar lo mejor de sí misma.

Las agendas, los dietarios o las notas clavadas en un panel de corcho son muy útiles para descargar la memoria de las informaciones que no necesitamos inmediatamente: citas, proyectos lejanos, direcciones o números de teléfono, etc.

Ejercicios para la memoria

Tienen también la ventaja de ayudarnos en momentos de estrés o cansancio. Pero hay que tener cuidado para no convertir estos objetos en una muleta indispensable, lo que podría entorpecer aún más nuestra memoria y acabar complicándonos la vida diaria. Hay que aprender a hacer un uso adecuado para ejercitar la memoria, no para adormecerla. Por ejemplo, en el método de los lugares, podemos anotar en una hoja de papel cada una de las etapas del recorrido como puntos de referencia de las informaciones y aprendernos el itinerario y luego guardar el papel. Lo mismo con la lista de la compra, que no debe ser más que un soporte para un ejercicio de memorización y que, inmediatamente después, deberíamos guardar en el fondo del bolsillo.

Relacionados

Comentarios