Danza creativa terapéutica para el Alzheimer

Danza creativa terapéutica para el Alzheimer

La danza creativa terapéutica es una técnica corporal que ayuda a descubrir y desarrollar las capacidades creativas y expresivas también a las personas con demencia.

Esta técnica proporciona un canal de comunicación empleando la forma de lenguaje más ancestral e instintivo que es el movimiento. Las pinturas, los instrumentos musicales y el propio cuerpo —a través de la danza y del teatro— se transforman en frases que transmiten las vivencias más primitivas de la persona.

Se trata de danzar libremente y disfrutando. Con esta práctica se consigue una mejor agilidad, estar menos bloqueados y más relajados. También sirve para mejorar la relación con el propio cuerpo y con los demás. No hay que olvidar que la música, el baile, la danza en suma, ha estado presente en los actos más relevantes de su existencia. Cuando el cuerpo siente el ritmo, la mente viaja el pasado y revive el instante, lo que permite estimular la memoria inmediata, remota y autobiográfica, asociando un baile o unos movimientos a los momentos más significativos de la vida.

La duración de cada sesión es variable, según el estado del paciente. En la fase leve y cuando todavía se conserva una buena movilidad, se recomienda una hora. A medida que las condiciones físicas y capacidades cognitivas empeoran, se reduce el tiempo de sesión.

En una sesión el enfermo consigue activar sus articulaciones y su respiración. Favorece el contacto con otros participantes (caminar de la mano, mantener juntos un ritmo…). El hecho de desarrollar la sesión en círculo favorece la comunicación y la idea de grupo y permite que todos los asistentes se vean creando un espacio donde sentirse protegidos.

La danza creativa terapéutica pertenece al grupo de las Artes Creativas en Psicoterapia, y nace de la unión de dos campos la Danza y la Psicología. Ésta, propone conectar la emoción, el movimiento y el pensamiento. Su objetivo, por tanto, no es una estética en el movimiento ni una coreografía, el proceso psicoterapéutico es lo relevante.

Relacionados

Comentarios