Cuida tu alimentación en la menopausia

Cuida tu alimentación en la menopausia

Las necesidades energéticas de las mujeres disminuyen con la menopausia. Por lo tanto hay que comer menos.

Para contrarrestar los efecto negativos que supone para el organismo los cambios hormonales originados durante la menopausia, es preciso comer mejor. ¿Cómo hacerlo?

  • Frutas y verduras, fundamentales. Las vitaminas, minerales y fibra que contienen son imprescindibles para que el estado nutritivo sea el idóneo.
  • Evita las grasas. Las grasas saturadas aumentan el colesterol y, a partir de la menopausia, hay que cuidar el corazón. Evita los embutidos, la mantequilla y la nata, la bollería… Aumenta sin embargo el consumo de pescado azul y aceite de oliva.
  • Azúcar controlado. No olvides que tras la menopausia acecha la diabetes tipo 2 o diabetes del adulto. No abuses de la bollería o de los postres azucarados. Sustitúyelos por fruta.
  • Calcio, mucho… Tras la menopausia hace falta más calcio para mantener los huesos firmes. Aumenta los lácteos en tu dieta, pero que sean descremados. Y recuerda que precisas vitamina D para fijar ese calcio a los huesos. El huevo, la mantequilla y las sardinas, por ejemplo, contienen esa vitamina que también pueden absorber tomando el sol con moderación.
  • La soja ayuda. Los productos con soja son muy apreciados por muchas mujeres por su capacidad para reducir los síntomas asociados a la menopausia: sofocos, cambios de humor, etc. Incluso se comercializan comprimidos que contienen fitoestrófenos procedentes de la soja.
  • Cambia pescado por carne. Incrementa la ingesta de pescado en detrimento de la carne.

  • Hidrátate. Beber litro y medio de líquidos -especialmente de agua- es imprescindible para que el cuerpo esté bien hidratado.

Relacionados

Comentarios