FAMILIA

¿Qué papel tiene la familia en la transmisión de la memoria?

¿Qué papel tiene la familia en la transmisión de la memoria?

«Venga, abuela, cuéntanos cosas de cuando tú eras pequeña», nos pide una vocecilla que, a veces, no es más que el eco de nuestros propios deseos de revivir la propia historia: volver a encontrarnos con el niño que fuimos para tomar mejor de la mano al que nos pregunta y ayudarle a construir su futuro. Recibir y transmitir: son las palabras que enlazan a las sucesivas generaciones.

Las historias fomentan la memoria

Los familiares y los descendientes fomentan la memoria. Preguntan («¡Cuéntame, abuela!»), se sorprenden con lo que escuchan –que para ellos es como un cuento– y se estremecen al descubrir la profundidad del tiempo. Y más tarde, si los recuerdos de sus abuelos no caen en el olvido, se apropiarán de la historia familiar, la modificarán y la recrearán, tejiéndola con elementos de su propia vida. Una niña de 7 años que había oído hablar de un bizcocho que hacía su abuela paterna, convenció a su padre para hacerlo siguiendo la receta que este aún conservaba entre los papeles de su madre.

Cuando terminaron, al bizcocho le faltaba el «toque de la abuela», que padre e hija intentaron conseguir repitiendo una y otra vez la receta. Después de muchos intentos, consiguieron hacer un bizcocho excepcional, delicioso, que todo el mundo ensalzaba. ¿Era realmente como el de la abuela? Seguramente no. Pero en la leyenda familiar figura como si lo fuese. Y eso no es todo: en su empeño culinario, padre e hija establecieron entre ellos una complicidad muy especial, única. No por casualidad se ha traído a colación esta anécdota de cocina: para pervivir, los recuerdostienen que tener sabor, olor y color.

Relacionados

Comentarios