¿Cómo serán las vacaciones poscoronavirus?

¿Cómo serán las vacaciones poscoronavirus?

¿Qué efecto puede tener el verano y las vacaciones con la "vuelta a la normalidad"? ¿Por qué son tan importantes las vacaciones? ¿Por qué hay gente a la que le produce ansiedad? ¿El calor tiene algún efecto psicológico en las personas? ¿Qué consejos podemos seguir para que las vacaciones no causen estrés?

¿Qué efecto puede tener el verano y las vacaciones con la "vuelta a la normalidad"?

Desde el fin del estado de alarma el pasado mes de mayo, se está percibiendo un cambio a positivo en el estado de ánimo de la gente. Muchos de nosotros nos hemos apresurado a visitar a nuestros seres queridos, que desde hace muchos meses no habíamos visto. Esta tendencia se incrementará aún más en la época estival, ya una época ilusionante de por sí. 

Este verano de 2021 se prevé que se incremente mucho más la ilusión y motivación por actividades que nos reportan felicidad, tales como reunirse con seres queridos, retomar actividades que hemos dejado atrás en estos meses de pandemia, viajar y, en general, practicar todo que para cada uno le resulte gratificante.

Los expertos ya hablan de una vuelta a los felices años 20, que también surgió a raíz de una crisis.

Hay unas enormes ganas de disfrutar y experimentar lo que hasta hace poco estaba vetado. Puede haber también un efecto “desquite”, lo que nos ha sido prohibido, lo valoramos más y vuelve con más fuerza.

¿Por qué es tan importante realizar vacaciones?

Las vacaciones son importantes porque nos permiten desconectar de las obligaciones diarias y de la rutina. Digamos que pone “el contador a cero” para volver a empezar con ganas y energía.

Normalmente, en vacaciones estamos más en contacto con nosotros mismos y menos en obligaciones y tareas que pueden ser fruto de estrés. Las vacaciones de verano son un período más largo de desconexión, por lo que nos da tiempo a realizar muchas de las actividades que durante el año no nos da tiempo: dormir más, leer, socializar, estar al aire libre, visitar un sitio nuevo, irnos lejos, etc. Por tanto, psicológicamente hablando, vacaciones equivale a descanso mental, y esto va a repercutir positivamente en nuestro estado anímico.

¿Por qué hay gente que le produce ansiedad?

En estos casos habría que evaluar cada caso en particular para poder determinar las causas por las que alguien pueda sentir ansiedad en vacaciones. Lo primero que habría que descartar es si la ansiedad en vacaciones emerge de problemas subyacentes que no nos ponemos a resolver en otro momento del año.

Un ejemplo son los problemas económicos o de pareja.  Normalmente, en una pareja con conflictos no resueltos, las vacaciones son un arma de doble filo: los problemas pueden mejorar, pero también empeorar. Puede haber también problemas de soledad: si no tengo compañía para irme de vacaciones, este problema se nos pone delante queramos o no, se hace más evidente.

Otros casos de ansiedad ante las vacaciones son los de aquellas personas con dificultad para desconectar de la rutina. Hay que tener en cuenta que personas con una gran necesidad de control o con rasgos obsesivos, se sienten bien en la rutina, sienten que todo está en orden y les hace sentir ese control y predictibilidad que necesitan para estar bien. En vacaciones todo eso desaparece y se ponen de manifiesto carencias personales cuando la situación nos obliga a vivir otras cosas que nos producen descontrol.

¿El calor tiene algún efecto psicológico en las personas?

El efecto del calor en las personas depende del umbral de tolerancia que de manera individual tenga cada uno. Una vez pasado dicho umbral de lo tolerable se producen una serie de cambios a nivel psicológico. Los más comunes son:

  • El cansancio, o en ocasiones el agotamiento.
  • La falta de concentración, sobre todo para realizar las funciones laborales, haciendo disminuir el rendimiento, lo cual, al ser consciente de ello, nos puede generar ansiedad y frustración.
  • Falta de energía y motivación para emprender las tareas que en otro momento las enfrentaríamos con agrado.
  • Tristeza.

¿Qué consejos podemos seguir para que las vacaciones no causen estrés?

El consejo más importante es tomarse las vacaciones como lo que siempre fueron: un periodo para hacer lo que cada uno quiera.

Las personas con un nivel de exigencia alto tienden a presionarse a sí mismas y de igual modo lo hacen en las vacaciones: la obligación de disfrutar cada momento, la obligación de que estas sean muy interesantes, la obligación de aprender mucho o ver muchas cosas, de aprovechar demasiado el tiempo en hacer cosas útiles, etc. Todo ello hace que acabemos por poner demasiado sentido de la obligación en esa etapa y conseguimos el efecto contrario. Por tanto, hacer lo que a cada uno le venga bien en ese momento.

Begoña Fernández Seco
Top Doctors

Artículo recomendado

Un regalo original y solidario para vuestro aniversario de boda

Un regalo original y solidario para vuestro aniversario de boda

¿Por qué no apostar por un regalo diferente y especial en tu aniversario de boda? Este año sorprende a tu pareja con Regalo Azul de UNICEF, un regalo con el...

Relacionados

Comentarios