Frases inútiles en el duelo

Frases inútiles en el duelo

Una de las situaciones más tensas y a la vez normalizadas en los procesos de duelo se produce en el momento de tener que dar el pésame. Existen hasta aplicaciones que te permiten crear frases de pésame online (basta con buscar en Google Play «Frases de pésame y luto» para que te aparezcan más de diez aplicaciones que te aconsejan la palabra precisa en el momento adecuado), de tal manera que, dejando al margen lo anecdótico, en el intento de acompañar a la persona en duelo es relativamente frecuente el uso de expresiones inútiles, bienintencionadas pero disfuncionales.

Son frases que tienen más que ver con la incomodidad de quien las dice y su dificultad para sostener la emoción del doliente que con la ayuda emocional y el acompañamiento auténtico. «Te acompaño en el sentimiento» quizá sea una de las más típicas, si bien lo cierto es que personas se pueden reprimir a la hora de recurrir a alguna de ellas, porque ¿de verdad estamos dispuestos a «acompañar a alguien en sus sentimientos»? Es una de las frases hechas que mejor ejemplificae que cuando la utilizamos estamos haciendo un acto automático que en nada ayuda al doliente. Supone más un alivio para quien la dice, tal vez angustiado por no saber qué decir, por la necesidad de tener que transmitir algo y por la dificultad que supone escuchar.

En sustitución de estas frases, y ante la pregunta de qué hacer para dar un pésame, sencillamente basta con un acercamiento, un abrazo sentido, una escucha libre y activa del dolor de la persona que ha perdido a alguien.

Aun así, estas expresiones están muy arraigadas en todas las poblaciones y lugares de España y suelen ser comunes en muchos de ellos. 

Decálogo de las frases inútiles en el duelo 

  1. «Sé cómo te sientes.»
  2. «Te acompaño en el sentimiento.»
  3. «Ahora ya descansáis los dos.»
  4. «Tú lo llevarás bien, eres fuerte.»
  5. «Suerte que tienes hijos y te ayudarán.»
  6. «Así es la vida, hoy estamos aquí y mañana quién sabe.»
  7. «Podría haber sido peor.»
  8. «Tranquila, el tiempo todo lo cura.»
  9. «No somos nadie.»
  10. «Con lo bueno que era.»

Estas frases dificultan el permiso a conectar con la tristeza, el enfado y la rabia. Impiden que cada doliente elabore su duelo a su manera, que lo construya personalmente. Ponen el acento en el alivio, en la esperanza, pero en los momentos de pésame es mucho más necesario y útil conectar con las emociones más coherentes a la pérdida.

En su lugar, deberíamos tener presentes una serie de consejos para dar el pésame y dirigirnos a los dolientes.

Decálogo de consejos para dar el pésame

  1. Acercarse de manera empática hacia los familiares de la persona fallecida con la finalidad de expresarles nuestras condolencias.
  2. Tenderles la mano y, en función de la confianza o intensidad de la pérdida, prepararnos para poder romper el «cordón de seguridad afectiva» y darles un sentido abrazo.
  3. Evitar decir frases grandilocuentes o típicas que nos permitan destacar. No es cuestión de dar una lección de vida o de demostrar pasividad, sencillamente se trata de comunicar al doliente la voluntad de acompañarle en el proceso que está viviendo.
  4. Recordar que lo importante es hacer que el doliente y su familia se sientan lo mejor posible en ese momento tan duro para ellos.
  5. Ser espontáneo y auténtico es la mejor forma de poder acompañar en este momento, no debemos memorizar ni llevar preparado nada sobre qué decir o qué hacer. Es preferible dejar que las palabras o los gestos salgan de nosotros de la manera más natural.
  6. Simplemente, pensemos en un mensaje sencillo, ordenemos las ideas principales que deben aparecer en él, y no nos preocupemos más por el contenido. Por ejemplo: «Ayer por la noche me llamó mi hermana y me contó lo sucedido. Lo siento mucho. Si puedo echarte una mano, no dudes en darme un toque».
  7. No hagamos hipótesis sobre lo mal que se debe de sentir el doliente: «Sé cómo te sientes, esto debe de ser muy duro para ti, con lo unidos que estabais»... Frases como esta no aportan nada, resultan evidentes y ahondan en el dolor de manera innecesaria.
  8. Intentemos simplificar y ser honestos evitando formas enrevesadas de comunicación. La persona que nos va a escuchar apenas va a prestar atención, su memoria está bloqueada por la emoción del momento.
  9. Elijamos bien el momento. Entendamos cuándo somos de ayuda y cuándo sobramos: si somos capaces de percibir esta situación, el resto vendrá solo.
  10. No pidamos explicaciones ni respuestas largas. Es importante que al dar el pésame la otra persona no se sienta presionada a hablar de cómo se siente.

Acompañar en duelo significa estar sin presionar; nos podemos apoyar en el contacto físico, sostener la mirada, la mera presencia y que el mensaje verbal sea coherente a la relación y al vínculo que tenemos con el doliente. 

Manuel Nevado
Psicólogo coautor de El Duelo, crecer en la perdida

Artículo recomendado

Mi madre se ha roto la cadera y ya no puede vivir sola. ¿Qué podemos hacer?

Mi madre se ha roto la cadera y ya no puede vivir sola. ¿Qué podemos hacer?

Lamentablemente es una situación que pasa más de lo que todos querríamos. La persona mayor está bien, es totalmente autónoma, pero de pronto una caída, un...

Relacionados

  • El duelo y su proceso
    El duelo y su proceso

    Elaborar un proceso de duelo es como atravesar un túnel: tenemos que transitarlo para poder salir de él y la salida, necesariamente, nos dejará en un lugar...

  • Cómo superar el duelo por la muerte de un ser querido
    Cómo superar el duelo por la muerte de un ser querido

    No es fácil superar el duelo por la muerte de un ser querido, familar o amigo. No podemos evitar pasar por el duelo y sus fases, pero sí aliviar el dolor que...

  • ¿CUALES SON LOS SÍNTOMAS DEL DUELO?
    ¿CUALES SON LOS SÍNTOMAS DEL DUELO?

    El psicólogo Manuel Nevado, psicólogo del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid, nos explica cuáles son los síntomas que debemos aprender a identificar en...

  • Cómo se manifiesta el duelo
    Cómo se manifiesta el duelo

    Son reacciones normales ante la pérdida de un ser querido, pero no por ello dejan de ser dolorosas. Los síntomas del duelo son parecidos a los de las...

  • ¿Y si el duelo se convierte en patológico?
    ¿Y si el duelo se convierte en patológico?

    Hay circunstancias que pueden convertir el proceso de duelo en patológico, atípico, anómalo. La muerte súbita e inesperada; la relación de dependencia de la...

  • Tipos de duelo: ¿cómo reaccionamos?
    Tipos de duelo: ¿cómo reaccionamos?

    La muerte de un ser querido es un duro trance ante el que no existe una reacción uniforme. Hay quien actúa como si nada hubiera pasado y hay quien se instala...

Comentarios