Plusesmas.com

EL DUELO

Cómo superar el duelo por la muerte de un ser querido

Cómo superar el duelo por la muerte de un ser querido

No es fácil superar el duelo por la muerte de un ser querido, familar o amigo. No podemos evitar pasar por el duelo y sus fases, pero sí aliviar el dolor que conlleva este proceso.

Qué es el duelo

El duelo es una reacción emocional ante una pérdida. Se pueden pasar procesos de duelo por situaciones muy diversas, como rupturas sentimentales, situaciones de enfermedad o discapacidad, ciclos vitales como la jubilación y sobre todo los fallecimientos de seres queridos ante los cuales todos los seres humanos están especialmente acentuados a partir de los 50.

El duelo se supera con altibajos emocionales y con sentimientos contradictorios que acompañaran al doliente durante mucho tiempo. Aunque no hay recetas que permitan eliminar el dolor, sí existen recursos que ayudan a vivir el proceso conscientemente y permiten superar las distintas etapas, evitando la aparición de comportamientos patológicos. Por lo tanto, el duelo es una sensación de pérdida sin posibilidad de reparación.

¿Siempre pasamos el duelo o puede evitarse?

El duelo es un proceso normal dentro de las diversas situaciones de pérdida con las que desde el momento de nacer y hasta el momento en el que llegue nuestra propia muerte tenemos que enfrentarnos en innumerables ocasiones. Los primeros duelos con los que nos enfrentemos en la infancia o adolescencia serán los responsables de nuestras reacciones en duelos en etapas evolutivas posteriores. Por ello es necesario conocer estos procesos de duelo, dado que es imposible evitarlos y siempre ante cada situación de pérdida se nos reproducirán.

Cuanto más se trate de evitar las reacciones a la misma con mayor fuerza vendrán los síntomas problemáticos del duelo. Por ello se tiene que aprender a pasarlo y vivirlo de la mejor manera posible siempre acorde a nuestro sistema de creencias y de valores.

Reacciones más habituales en los procesos de duelo

Los procesos de duelo conllevan en los dolientes reacciones muy diversas que afectan a todas las áreas del ser humano, tales como los aspectos cognitivos, la valoración espiritual, el sistema de creencias, cambios afectivos, psicológicos y familiares. Entre ellos cabe destacar los siguientes:

  • Alteraciones del sueño. Dificultad para conciliar el sueño, ensoñaciones  o sensaciones de presencia suelen ser repuestas comunes de nuestro   inconsciente como una forma de evitar la realidad de la pérdida.
  • Sentimientos de culpa, que conlleva la impotencia frustración y autorresponsabilidad excesiva relacionadas con la pérdida del ser querido, y el revivir situaciones y escenarios con finales diferentes al ocurrido.
  • Sentimientos contradictorios. “Tenemos que aprender a En muchos duelos anticipados, como en los de enfermedades degenerativas, es usual que aparezcan  de manera simultánea sensaciones de alivio y culpa.
  • Idealización del difunto. Imposibilidad de recordar los aspectos negativos de la relación.
  • Miedo al futuro, sensación de vacío. Dificultad de proyectarse en el futuro sin el vínculo de referencia.
  • Sensación de falta de comprensión y ayuda.
  • Sentimientos de ira y celos. El choque entre la realidad y la negación de esa realidad provocan reacciones de ira y celos hacia los miembros de su familia y entorno más cercano.

Diferencias entre el duelo normal y el duelo patológico

Duelo normal puede ser considerado como aquellas reacciones que el cuerpo y la mente humana necesitan para adaptarse a una situación de pérdida, cuyas reacciones pueden llegar a ser muy variadas y similares a las comentadas en el punto anterior, y que permanecen durante un periodo de tiempo. ¿Cuál es ese periodo? Aproximadamente entre seis y dieciocho meses, aunque como consideran algunos autores es complicado pasar un duelo en menos de un  año, dado que siempre tiene que haber una primera vez, una primera cita en la que la persona pérdida no estará.

El duelo patológico se produce cuando la persona se ve superada por la pérdida, llevando consigo una ruptura de su equilibrio físico y psíquico y prolongándose este duelo de manera indeterminada, extendiéndose años y en los que hace falta apoyo psicológico para poder salir y reestructurar de nuevo la vida.

Algunas de las señales de alerta que pueden indicar que el duelo está convirtiéndose en patológico son las siguientes:  

  • El dolor intenso se prolonga sobremanera  
  • Sentimientos desproporcionados de culpa  
  • Idealización de la persona fallecida   
  • Estar absorto en los recuerdos   
  • Desconexión de la realidad

Qué es el duelo anticipado

En el duelo anticipado la familia percibe la pérdida como inevitable antes de que esta suceda. Esto da lugar a que cuando la pérdida se produce, las reacciones ante el proceso de duelo, sean menos intensas pues con anterioridad a la pérdida esta era percibida como   inevitable. El duelo anticipado suele darse en familiares que cuidan de personas con enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, ELA, Parkinson o en afectados de cáncer.

En todos ellos ,y a medida que la enfermedad se va incrementando, se produce en la familia un acercamiento al final, un acercamiento a la inevitabilidad de la muerte; en estos momentos es importante solucionar los asuntos pendientes a nivel emocional que casi siempre tienen que ver con dos verbos: el decir y el hacer. Cosas que realicé y de las que me arrepiento, cosas que no realicé y que me quedaron pendientes, cosas que dije y palabras que me quedan por decir.

Fases del duelo

El proceso de duelo es circular y a lo largo de la vida son innumerables las situaciones a través de las cuales vamos atravesando procesos de duelo. La psicóloga Kübler-Ross divide la elaboración del duelo en 5 fases:

  1. Negación: Surge como una respuesta inconsciente del ser humano, a modo de mecanismo de defensa que impide la toma de conciencia de la pérdida. Durante esta fase el doliente no toma conciencia de las consecuencias de la pérdida. Esto le lleva a procesos psicológicos como ensoñaciones, sensaciones de presencia o revivir a la persona pérdida mediante objetos y recuerdos.
  2. Ira: El enfado aparece por la sensación de vacío, la sensación de falta de apoyo y soledad genera rabia o ira hacia uno mismo, hacia los otros o hacia nuestras  propias creencias. Una de las  preguntas más habituales en esta fase es: ¿Por qué a mí?
  3. Culpa: La culpa es la etapa más complicada, sobre todo cuando se producen pérdidas a las cuales no encontramos ni justificación ni razón. Puede prolongarse durante mucho tiempo y es muy importante trabajarla con algún profesional de la salud mental.
  4. Tristeza-Depresión: Aparece meses después de la pérdida. Es cuando el doliente comienza a tomar conciencia de la pérdida, intenta recordar su vida anterior; para ello utiliza fotos, recuerdos u objetos que le faciliten sensaciones de nostalgia que poco a poco comienza a perder. Esta etapa, a pesar de ser dura, abre la puerta a la aceptación, siendo la pregunta más frecuente: ¿Y ahora qué hago yo?
  5. Aceptación: Es la última etapa del proceso. Llega el momento de aceptar la muerte o pérdida y de tratar de rehacer la vida. En esta etapa comienza a trabajarse con despedidas simbólicas de la persona querida y pérdida, resignándose a la pérdida y asumiendo que no queda otra que seguir hacia delante.

Factores de riesgo de duelo patológico

Existen ciertos factores de riesgo a la hora de valorar qué personas y ante qué situaciones es más probable que se pueda llegar a desarrollar duelos patológicos como consecuencias de las pérdidas. Algunos de ellos serían las siguientes:  

  • Edad de la persona fallecida. Es un factor muy importante. Podemos verlo en aquellos padres que tienen que enterrar a sus hijos; el estrés generado por la situación y que genera complicaciones incluso en la propia vida de la pareja, ocasionando divorcios y fuertes sentimientos de rabia y culpabilidad.
  • Tipo de muerte, Muertes súbitas o inesperadas generar reacciones más intensas en los procesos de duelos que aquellas muertes que pudieran ser consideradas como previsibles (enfermedades o vejez) en las cuales se produciría el anteriormente citado duelo anticipado.
  • Variables psicosociales. Aspectos como la situación económica, hijos pequeños, o la edad avanzada con las dificultades en el reinicio vital asociado a pérdidas múltiples hace de esta variables un importante riesgo.
  • Inestabilidad emocional previa del paciente. Personas con antecedentes ansiosos depresivos o problemas de personalidad como la dependencia emocional corren un mayor riesgo de derrumbarse emocionalmente y de sufrir un duelo patológico en el caso del fallecimiento de una persona próxima.

Consejos para superar el duelo

Algunos consejos para mejorar las reacciones al duelo:

  • Dejar tiempo para poder reconocer la pérdida dejando sentir el dolor en el interior de uno mismo.
  • Poder tener un espacio para la expresión de emociones, un lugar íntimo y personal.
  • No hay dos personas que vivan el duelo de la misma manera, ni con la misma intensidad; por ello es necesario respetar el ritmo de cada persona, evitando las prisas y el consejo rápido y fácil.
  • Evitar caer en hábitos nocivos como alcohol o la medicación ansiolítica. En el caso de necesitar medicación que sea siempre bajo prescripción médica.
  • Dejarse ayudar por los seres queridos y no quedarse en el círculo vicioso de la soledad y la melancolía considerando que con ello honramos la memoria de la persona que ya no está entre nosotros.
  • Tras el fallecimiento surgen dudas, los denominados asuntos pendientes: que es lo que me gustaría haberle dicho, que es lo que me hubiera gustado hacer... Por ello es necesario aprender a solucionar simbólicamente la despedida con el difunto. Para ello podremos disponer de elementos como elaboración de cartas o el manejo del recuerdo mediante las fotografías.

Ejercicios prácticos para superar el duelo y los asuntos pendientes

A continuación enumeramos algunos consejos que pueden ser útiles para superar los problemas asociados a una situación de duelo, consejos sencillos que versan sobre el manejo de símbolos:

  • Si le cuesta dormir bien en el dormitorio donde dormía con el fallecido cambie los muebles de sitio.
  • Vaya deshaciéndose poco a poco de los objetos y de la ropa del ser querido.
  • Cree un álbum de las fotos más significativas de su vida con el difunto.
  • Escriba listas de los momentos mejores y peores momentos vividos con el ser querido.
  • Escriba una carta de despedida en la que se mezclen sentimientos de amor, o de reproche, en la cual se evite la idealización y se entremezclen sentimientos.
  • Si tiene miedo a habituarse al nuevo ambiente sin el ser querido, plantear pequeñas metas. Por ejemplo: “Hoy me quedo una mañana, mañana me quedo una tarde, pasado me quedo una tarde y la próxima semana el día entero”.
  • Imagínese por un momento que tiene al fallecido delante de usted; usted calla no dice nada, él es quien habla, imagine que le diría sobre su situación actual y como le gustaría a él que usted siguiera su camino en el tren de la vida.

Cómo superar los asuntos pendientes

Los asuntos pendientes se superan trabajando desde la introspección y el trabajo personal, pensando en la relación con la persona querida y perdida y manejando las emociones asociadas a la pérdida. En este punto conviene hacer un ejercicio: cierra los ojos y piensa en todas aquellas cosas que te han quedado pendientes de hacer o de decir con la persona querida y pérdida. A continuación escríbelas y cuéntalas detalladamente. Cosas que hice, cosas que no hice, cosas que dije, cosas que no dije.

Al finalizar la escritura ponte delante de una silla vacía que simboliza la ausencia del ser querido y háblale, cuéntale lo que acabas de escribir. Esto ayudara simbólicamente a ir trabajando el duelo asociado a la situación de perdida.

Autores : Manuel Nevado y José Gonzalez.

Relacionados

  • Lo que hay que hacer para superar el duelo

    Lo que hay que hacer para superar el duelo

    Pon un poco de tu parte para superar el proceso de duelo y poder convivir con el dolor de la pérdida en caso de muerte de un ser querido.

  • Las fases del duelo

    Las fases del duelo

    Desde que se recibe la noticia del fallecimiento de un ser querido hasta que se asimila y acepta, pasado el tiempo, todas las personas afectadas por la muerte de una persona próxima atraviesan por diferentes fases. Son las fases del duelo.

  • ¿CUALES SON LOS SÍNTOMAS DEL DUELO?

    ¿CUALES SON LOS SÍNTOMAS DEL DUELO?

    El psicólogo Manuel Nevado, psicólogo del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid, nos explica cuáles son los síntomas que debemos aprender a identificar en el proceso de duelo que estemos atravesando.

  • CONSEJOS PARA ALIVAR EL DUELO

    CONSEJOS PARA ALIVAR EL DUELO

    Manuel Nevado, psicólogo del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid, nos da útiles consejos para mitigar el dolor que nos produce la pérdida de un ser querido.

  • ¿Qué es el duelo? Aprende a sobrellevarlo

    ¿Qué es el duelo? Aprende a sobrellevarlo

    La pérdida de un ser querido viene aparejada siempre de un intenso sufrimiento y es capaz de romper el equilibrio en la vida emocional de cualquier persona. Según distintos estudios, la muerte del cónyuge, una experiencia por la que cada año pasan miles de personas, constituye un acontecimiento especialmente estresante, aunque la pérdida se produzca a edades avanzadas.

  • ¿Y si el duelo se convierte en patológico?

    ¿Y si el duelo se convierte en patológico?

    Hay circunstancias que pueden convertir el proceso de duelo en patológico, atípico, anómalo. La muerte súbita e inesperada; la relación de dependencia de la persona fallecida o la ausencia de apoyo familiar pueden ser causas de una reacción pueden ser algunas de las causas.

  • Tipos de duelo: ¿cómo reaccionamos?

    Tipos de duelo: ¿cómo reaccionamos?

    La muerte de un ser querido es un duro trance ante el que no existe una reacción uniforme. Hay quien actúa como si nada hubiera pasado y hay quien se instala durante mucho tiempo en una fase aguda de depresión. Te explicamos los tipos más comunes de duelo.

Comentarios (0)

* *

*