PONTE EN FORMA

El ejercicio físico como tratamiento de la depresión, el estrés y la ansiedad

El ejercicio físico como tratamiento de la depresión, el estrés y la ansiedad

Hacer ejercicio no sólo te permite estar en buena forma física y mantener sano tu organismo, sino que es el mejor antídoto contra enfermedades mentales como la depresión, el estrés y la ansiedad.

Si algo nos han enseñado las ciencias de la salud es que hay tres cosas que cada uno de nosotros podemos hacer por mantener nuestro propio bienestar: alimentarnos como es debido, relacionarnos de forma satisfactoria y hacer ejercicio con regularidad.

Pero ponerse en forma no es algo que se deba hacer por obligación. Has de estar convencida/o, hacerlo concienciada/o de que poco a poco vas a encontrarte mejor de lo que estabas cuando empezaste a esforzarte; aunque cueste, y a pesar de que algunos días la pereza, la molicie… parezca que quieren salirse con la suya.

Y, sobre todo, debes tener el firme convencimiento de que hacer ejercicio de forma regular te va a servir para estar mejor y para sentirte más a gusto contigo misma/o. Esta creencia es mucho más poderosa que cualquier encargo médico, recomendación de amiga/o o consejo leído en nuestra revista favorita.

Tal vez nunca te has animado a hacer ejercicio, pero, con el paso de los años, te has dado cuenta de que es la forma más segura y eficaz de sentirte más vital. No pienses que eres demasiado mayor para ponerte en forma, pues si hay una cosa clara es que nunca es demasiado tarde para animarse a coger la ropa deportiva y comenzar a mover nuestro cuerpo.

Son muchas las personas mayores que no dudan en ocupar su tiempo libre apuntándose a clases de gimnasia o natación y pronto comienzan a notar los innumerables beneficios en su salud. Pero, eso sí, hay que tener cuidado y, si los años ya no perdonan, no excederse nada más comenzar. Tomárselo con calma.

Para pasar de sedentario a activo no es necesario “dejarse la piel” cada día. Así, para comenzar sin prisas, y si no has entrenado hasta ese momento, debes iniciarte con un plan suave, para ponerte en forma. Una alternativa sencilla y muy beneficiosa es pasear todos los días a buen ritmo, un ejercicio muy saludable y, además, entretenido. Luego, si te gusta, puedes probar con otros ejercicios algo más específicos.

Beneficios psíquicos de hacer ejercicio físico

Los profesionales de la salud consideran que el ejercicio podría ayudar a disminuir los síntomas depresivos. En un estudio de 2014, investigadores de la Universidad de Duke aseguraron que caminar y correr un par de veces a la semana era, en general, tan efectivo como los medicamentos a la hora de reducir los síntomas de la depresión. Al aumentar los niveles de endorfinas (que aumentan la sensación de bienestar), los científicos sugieren que la actividad física podría alterar la química del cerebro y, por lo tanto, funcionar como algunos fármacos antidepresivos.

Pero sobre todo puede ayudarnos a obtener la confianza necesaria, distraernos de preocupaciones, adquirir más interacción social y optar por un estilo de vida saludable para combatir la depresión o la ansiedad.

Juan Francisco Ramírez, entrenador personal de los gimnasios 24 horas Infinit Fitness.

Relacionados

Comentarios