El calcio y la vitamina D en la menopausia

El calcio y la vitamina D en la menopausia

Con la llegada de la menopausia aumentan las necesidades de calcio para mantener los huesos sanos.

Es frecuente que se aconseje una ingesta extra de lácteos durante la menopausia, por ejemplo, que contienen mucho calcio, imprescindible para evitar el desarrollo de la osteoporosis pero también para que el corazón, los músculos y los nervios funcionen debidamente.

Pero para absorber ese calcio, necesitamos vitamina D. Sin suficiente vitamina D, no podemos producir la hormona calcitrol (conocida como la “vitamina D activa”) en cantidades suficientes, lo que causa una absorción insuficiente del calcio de la dieta.

La vitamina D que el cuerpo necesita puede obtenerse de dos formas: a través de la piel o mediante una dieta adecuada. La vitamina D se produce naturalmente en el cuerpo después de exponerse a la luz del sol. Tomar el sol durante quince minutos es más que suficiente para producir y almacenar toda la vitamina D que se necesita.

Los expertos recomiendan un consumo diario de entre 400 y 800 Unidades Internacionales (IU, por sus siglas en inglés) de vitamina D, lo que también puede obtenerse de suplementos o alimentos ricos en vitamina D como yemas de huevo, pescado e hígado. Pero no hay que pasarse, porque un exceso de esta vitamina resulta muy perjudicial.

Relacionados

Comentarios