Productos de apoyo: ayudas técnicas para la higiene personal I

Productos de apoyo: ayudas técnicas para la higiene personal I

Las ayudas técnicas son una serie de dispositivos cuya finalidad es aumentar la autonomía de las personas con discapacidad en la realización de las actividades de la vida diaria. En otras palabras, es buscar que gracias a estos dispositivos, los pacientes sean capaces de realizar las actividades por sí mismos para que de esta forma no pierdan autonomía ni calidad de vida, y más en este caso, donde la higiene personal es un área donde se pone en juego la propia dignidad o autoestima de la persona con dependencia.

Aspectos a tener en cuenta

Antes de comenzar nuestra exposición sobre las ayudas técnicas y las adaptaciones arquitectónicas existentes para la higiene personal, es necesario resaltar la importancia de ser muy conscientes de que, cuando se habla sobre higiene personal, el paciente va a estar muy vulnerable y prácticamente sin ningún tipo de intimidad, por lo que siempre tendremos que buscar que todas las ayudas técnicas que utilicemos ayuden a que dicha privacidad se mantenga en la mayor medida de lo posible, incluso en los casos donde sea imposible por el evidente deterioro de la persona con discapacidad. Siempre hay que actuar a favor del paciente y tratarlo con el respeto que se merece. En este sentido, también tenemos que resaltar la importancia de conocer bien a la persona con la que vamos a trabajar, pues es imprescindible que el paciente acepte usar las ayudas técnicas y establezca los límites personales de forma muy clara y precisa, ya que nos vamos a encontrar que en la mayoría de los casos no todos acceden a utilizarlas por prejuicios, porque no se hagan a ellas, o por lo descrito anteriormente, pues la falta de privacidad suele ser la causa más extendida para no querer usarlas.

Además de esto, es importante ser consciente de que el uso de las ayudas técnicas debe responder a la llamada de una necesidad real, es decir, que no sea por utilizarla, sino que siempre haya un objetivo que busque la mejora o la adaptación de la persona con discapacidad ante una situación real de dificultad que hace falta constatar tanto por el paciente como por nosotros mismos y por los propios profesionales sanitarios. Y aunque queramos intentar abarcar todas las opciones posibles, hay que tener en cuenta que existen multitud de dispositivos, y que, por supuesto, cada día se siguen creando, pues no hay que ignorar que incluso la propia creatividad de un cuidador o profesional puede dar lugar a la creación de “nuevos artilugios” en el acto, y que también suelen ser igual de válidos y precisos para una persona con discapacidad.  Eso sí, con todo y eso, recomendamos siempre que sea un profesional sanitario quien recomiende y/o apruebe qué dispositivos son los más idóneos para un determinado paciente, pues siempre pueden existir contraindicaciones que impidan el uso de la ayuda técnica, o peor aún, que implique un retroceso o daño en el paciente. Y por supuesto, en algunos casos, muchas de las ayudas técnicas van a requerir un entrenamiento previo de cómo utilizarlo, así como un posterior seguimiento profesional que corrobore que la ayuda técnica empleada funcione correctamente o necesite una modificación o cambio por otra. Y no solamente esto.

Por último, pero no por eso menos importante, no podemos olvidar que las ayudas técnicas requiere un mantenimiento continuo, y que siempre puede variar en el transcurso de la vida de la persona y según su entorno.  Por eso, es importante tener en cuenta tanto los precios como la calidad, no sea que por buscar algo “barato” al final salga caro porque es de un material malo y poco resistente. Y mucho más si se trata de una adaptación arquitectónica, donde siempre corres el riesgo de que, por una construcción mal realizada, puedes poner en peligro la propia vida del paciente (por ejemplo, cuando se coloca una “ducha adaptada” con material malo que puede ocasionar la caída del paciente y/o del profesional que esté interviniendo).  Siempre es imperante que las ayudas técnicas sean de menor costo, pero al mismo tiempo, duraderas y efectivas.

Ayudas técnicas para la higiene personal 

A continuación, vamos a exponer algunas de las ayudas técnicas más frecuentes. Eso sí, también debemos mencionar que, junto con las ayudas técnicas, también es recomendable que haya una adaptación del cuarto de baño a nivel arquitectónico, pues esto último es lo que va a marcar la diferencia para una mejor intervención, pues realizar  la higiene personal en una zona de ducha en vez de una bañera facilitará la movilidad en el cuarto de baño y la tarea de dicha higiene. Naturalmente, siempre y cuando esté al alcance de los recursos económicos y sociales del paciente y/o de sus familiares.

1) Aparatos para ducha y baño

Las ayudas técnicas existentes permiten que se pueda seguir utilizando tanto la bañera como la ducha. Todo depende de las necesidades del paciente y del entorno del que dispone en su domicilio.

En caso de tratarse de una bañera, estos son los dispositivos que recomendamos:

a. Asiento geriátrico

Este dispositivo se coloca sobre los bordes de la bañera para que la persona con discapacidad se siente en él, manteniendo las piernas fuera. De esta forma, conseguimos que los pacientes puedan entrar sin necesidad de realizar un apoyo unipodal, y mantenerse en pie durante la higiene. Además, el asiento puede hacer un giro de 90º accionando una palanca, lo cual también permitirá que los esfuerzos tanto del cuidador como del paciente sean mínimos o prácticamente ninguno a la hora de introducir a este último dentro de la bañera. Incluso permitirá que la propia persona con discapacidad pueda colaborar en su propia higiene para de esta forma obtener algo de independencia.                                                 

b. Asiento hidráulico

Gracias a este dispositivo, el paciente permanecerá sentado dentro de la bañera, y no sobre ella como ocurre con el asiento giratorio. Además, permite darse baños calientes que favorecen la relajación muscular y disminuye el dolor articular.

No necesita instalación eléctrica, ya que se conecta directamente al grifo de la bañera. Y bajo el asiento hay un depósito para el agua que realiza el empuje hidráulico. De esta forma, cuando se va llenando, el asiento se eleva hasta el borde de la bañera, y cuando se vacía, desciende hasta el fondo                           

En el caso de una zona de ducha, estas son las ayudas técnicas que recomendamos:

a. Silla de ruedas de ducha

Con esta ayuda técnica se podrá acceder a la ducha estando ya sentado el paciente, eliminando así cualquier riesgo de caída para la persona con discapacidad o para el/la cuidador/a. Además de esto, la silla permite también que haya una higiene completa sin necesidad para el/la cuidador/a de hacer esfuerzos innecesarios y que pueda incluso ser utilizada para el inodoro. Eso sí, esto último sólo podrá ser posible si el asiento tiene una altura mayor que la del retrete. 

Existen varios modelos y formas. Eso sí, se recomienda que a la hora de comprar una silla de ducha se tomen en cuenta algunos aspectos:

  • Que la silla no lleve ningún punto de soldadura para así evitar la oxidación.
  • Que lleve reposabrazos que permitan abatirlos hacia atrás.
  • Que los frenos estén bien revisados y tengan buena sujeción en el suelo.
  • Que sea una silla que aguante el mayor peso posible. La mayor parte de los modelos están pensados para personas que pesan menos de 100 Kg, y por eso, hay que buscar un modelo adecuado en el caso de que el peso del paciente sea superior al mencionado.

[Sigue leyendo: Productos de apoyo: ayudas técnicas para la higiene personal II]

Salvador Alexander
Terapeuta ocupacional y actor
 

BIBLIOGRAFÍA: 

- Apuntes de Ayudas Técnicas Ortoprotésicas. Carmen Cipriano Crespo (2008). Universidad Castilla-La Mancha

- Terapia Ocupacional en Geriatría: 15 Casos Prácticos. Begoña Polonio López, Pilar durante Molina y Pilar Pedro Tarrés. Editorial Médica Panamericana.

Artículo recomendado

Buscador gratuito de residencias

Buscador gratuito de residencias

Encuentra la residencia que encaja con tus necesidades. Puedes filtrar por preferencias, ver los servicios y fotos de cada centro e incluso contactar...

Relacionados

Comentarios