La reforma de las pensiones: cambios en la jubilación tras la COVID-19

La reforma de las pensiones: cambios en la jubilación tras la COVID-19

La situación actual debido a la crisis del coronavirus afectará en mayor o menor medida a las pensiones. Podemos esperar algunos cambios en la jubilación y en la reforma de las pensiones.

Mayores, menores, estudiantes, jóvenes, emprendedores, dependientes y las familias en general se han visto afectados por la crisis del coronavirus, y todavía no sabemos muy bien cómo va a quedar el panorama económico tras la crisis. Es evidente que a los pensionistas también les afecta esta situación y podemos esbozar los próximos cambios en la jubilación y en la reforma de las pensiones. ¿Qué se nos viene encima después del coronavirus?

Los cambios en la reforma de las pensiones

¿Qué ha pasado con el Pacto de Toledo tras el coronavirus? El panorama de las pensiones tiene que adaptarse a la nueva situación y hay tres aspectos que se miran con especial atención: frenar el déficit de la Seguridad Social, ligar las pensiones al IPC y ampliar la edad de jubilación. Estos temas ya fueron tratados previamente pero la crisis del COVID-19 urge a una nueva revisión en la reforma de las pensiones.

Poco se puede hacer para reducir el déficit que ya supera el 1,3% del PIB, salvo separar las fuentes de financiación para modificar la estructura de ingresos y gastos de la Seguridad Social. Y a pesar que desde Bruselas nos miran con lupa, la idea sigue siendo actualizar la cuantía de las pensiones al IPC real. Pero los cambios no se van a hacer esperar y hay algunas medidas que ya están en marcha.

Una de esas medidas es endurecer los requisitos de la jubilación anticipada para adaptarnos cuanto antes a esos 67 años de edad de jubilación que se esperan para 2027. Ya se proponen incentivos para aquellas personas que estén dispuestas a retrasar la edad de jubilación de forma voluntaria y se están aumentado los coeficientes reductores de renta para los casos de jubilación anticipada.

Además de intentar disuadir a todos aquellos que quieren jubilarse anticipadamente a costa de una reducción considerable de la cuantía de su pensión, también se incentiva compatibilizar el cobro de la pensión con cierta actividad laboral en lo que se conoce como jubilación activa. Todas estas medidas están pensadas para que los efectos de la crisis no afecten tan negativamente ni a los pensionistas ni a las arcas de la Seguridad Social.

Relacionados

Comentarios