Plusesmas.com

DOLOR LUMBAR

Dolor lumbar permanente: ¿padezco una lumbalgia crónica?

Dolor lumbar permanente: ¿padezco una lumbalgia crónica?

Te explicamos las causas que propician la aparición de una lumbalgia crónica.

El dolor lumbar con carácter crónico se define como aquella dolencia que afecta a la parte baja de la espalda y que dispone una duración mayor de 12 semanas, aunque este plazo puede variar según el diagnóstico que realice el profesional especializado. La sintomatología asociada a este proceso no difiere demasiado a la presentada por la lumbalgia aguda, por lo que nos podemos encontrar con dolor sordo e intenso, así como debilidad en las extremidades inferiores y sensación de ardor u hormigueo en la zona afectada. Según el caso, las molestias son susceptibles de llegar a tal grado que nos impidan la correcta movilidad.

Cómo saber si padezco una lumbalgia crónica

Los dolores lumbares con carácter crónico, a diferencia de las lumbalgias agudas que suelen estar causadas por accidentes ocasionales, se presentan como consecuencia de repetir determinadas acciones de forma incorrecta durante un espacio de tiempo prolongado. Es el caso de la mala higiene postural al sentarse, al tumbarse o al estar de pie, el alzamiento de objetos pesados o la sobrecarga por la práctica continuada de una actividad deportiva determinada.

El lumbago crónico también puede generarse por una cuestión totalmente opuesta, es decir, la falta de movimiento corporal puede atrofiar tanto los ligamentos como los músculos dificultando, de esta forma, la estabilidad de la parte de la columna vertebral que atraviesa la zona baja de la espalda. Dicha inestabilidad, manifestada sobre todo en la capacidad de la espalda para resistir impactos externos, genera tanto contracturas musculares como dolor propiamente dicho. De este modo, existe una alta probabilidad de que se generen modificaciones significativas, a la par que degenerativas, a nivel de las articulaciones intervertebrales, lo cual, en definitiva, puede devenir lumbalgias crónicas.

Aparte de la medicación que pueda recetar el facultativo, conviene tener en cuenta ciertos aspectos de nuestra vida diaria con el objetivo de evitar la gestación de una problemática como la descrita. De esta forma, resulta pertinente el fortalecimiento de la musculatura lumbar con un seguimiento médico continuo, un potenciamiento de la educación postural poniendo especial énfasis en los trabajos con carácter sedentario y el mantenimiento de un peso adecuado a nuestra estructura corporal. Siguiendo este sencillo tratamiento, seremos capaces de prevenir los dolores lumbares permanentes.

Relacionados

Comentarios (0)

* *

*