Plusesmas.com

DOLOR LUMBAR

Dolor, síntomas y diagnóstico de una contractura lumbar

Dolor, síntomas y diagnóstico de una contractura lumbar

Te explicamos cómo se presenta el dolor en una contractura lumbar.

Teniendo en cuenta la gran variedad de problemáticas que podemos padecer en la espalda, las contracturas lumbares conforman, en principio, unas de las más frecuentes y, a su vez, más sencillas de ser tratadas. Estas contracturas, que se focalizan en la musculatura de la zona lumbar, suelen ser consecuencia de movimientos bruscos y espontáneos provocados por acciones cotidianas tales como el levantamiento de objetos o la práctica de una modalidad deportiva.

Cómo diagnosticar una contractura lumbar

Si el movimiento que genera la contractura lumbar no ha sido excesivamente brusco, el músculo se contrae a modo de mecanismo de defensa. Sin embargo, si la acción ha excedido los propios límites que marca la fisiología del movimiento, es posible que nos encontremos con pequeñas roturas a nivel microscópico de las fibras musculares, generándose así los llamados desgarros musculares. Otra causa habitual en el desarrollo de esta clase de afecciones es el desgaste que sufre, a lo largo del tiempo, la zona lumbar debido al sometimiento ejercido sobre la espalda al adoptar continuamente malos hábitos posturales.

La sintomatología habitual que acompaña al desarrollo de dolencias como las contracturas lumbares puede resumirse en los siguientes puntos: dificultad en el movimiento de la espalda, especialmente cuando pretendemos inclinar el cuerpo hacia atrás o hacia los laterales; sensación de comodidad postural siempre y cuando mantengamos la espalda ligeramente encorvada; el dolor principal experimentado es repentino aunque, de forma progresiva, va avanzando hacia una molestia de carácter agudo; además, sentiremos molestias continuas en la zona lumbar cuando intentemos mantener una posición erguida durante mucho tiempo consecutivo.

Según las fuentes médicas consultadas, las contracturas musculares localizadas en la zona lumbar no resultan sencillas de tratar ya que, en numerosas ocasiones, tienden a ser confundidas en el diagnóstico con los espasmos musculares. Para ello, resulta absolutamente imprescindible que el facultativo tenga en cuenta las condiciones previas que han facilitado la aparición de la dolencia. Para el tratamiento del dolor provocado por la contractura es posible recurrir a fármacos analgésicos, masajes localizados e, incluso, ejercicios de estiramiento lumbar.

Relacionados

Comentarios (0)

* *

*