Plusesmas.com

DOLOR LUMBAR

Fisioterapia: cómo se quita el dolor lumbar

Fisioterapia: cómo se quita el dolor lumbar

Te recomendamos las mejores técnicas de fisioterapia para quitar el dolor lumbar.

No existe una condición previa según la cual podamos definir exactamente el momento en el que debemos acudir a una consulta de fisioterapia, si acaso cuando padecemos un dolor lumbar podríamos recibir el consejo de nuestro médico de cabecera a modo de complemento del tratamiento habitual. Los propios especialistas en dicha materia manifiestan la existencia de un cierto recelo a recibir este tipo de tratamientos. Sin embargo, resulta constructivo -especialmente cuando las terapias al uso no funcionan- recurrir a modelos alternativos con los que podamos combatir las problemáticas en la parte baja de la espalda.

Eliminar el dolor lumbar mediante fisioterapia

Dependiendo de la clase de dolor lumbar que presentemos, existen varios tratamientos a los que el especialista puede optar para tratar esta afección. De hecho, si en algún momento hemos visitado una consulta de fisioterapia, nos habremos dado cuenta de la existencia de dos modelos diferentes que, según la lesión que padezcamos, pueden llegar a combinarse: la fisioterapia activa y la fisioterapia pasiva.

Por un lado, los fisioterapeutas pueden intentar rehabilitar el área lumbar a través de técnicas que incluyan la fisioterapia activa. Éstas disponen como motores principales tanto el fortalecimiento progresivo de la musculatura como el ejercicio físico. Este modelo cuenta con la participación activa del paciente en la rehabilitación, por lo que es posible la realización de tareas como actividades de fortalecimiento, estiramientos y ejercicios aeróbicos suaves tales como caminar, trotar o, incluso, nadar unas dos o tres veces por semana.

Si, por el contrario, padecemos un dolor agudo localizado en el área lumbar, el especialista optará por un modelo de fisioterapia pasiva con el objetivo de reducir progresivamente las molestias. Algunas de las técnicas empleadas habitualmente son: la electroterapia, los ultrasonidos y los paquetes de frío o de calor recomendados para aplacar tanto los espasmos musculares como las inflamaciones.

Relacionados

Comentarios (0)

* *

*