Plusesmas.com

DOLOR LUMBAR

Por qué me da dolor lumbar al andar o caminar

Por qué me da dolor lumbar al andar o caminar

Te explicamos las razones del desarrollo del dolor lumbar al andar o caminar.

Caminar es una actividad enormemente beneficiosa para el buen mantenimiento de nuestro organismo. Esto es así porque se trata de un ejercicio de carácter aeróbico que casi cualquiera de nosotros puede realizar con total normalidad, requiere poca preparación, escasa habilidad y puede ser practicado durante largos periodos de tiempo. Además de todas estas ventajas que se pueden obtener, muchas personas que padecen dolor lumbar son capaces de mejorar su estado al caminar, siempre y cuando esta actividad se practique de forma correcta. De lo contrario, es muy posible que empeoremos la afección.

Evitar el dolor lumbar al andar o caminar

Resulta frecuente la recomendación de un facultativo de andar cuando padecemos un dolor lumbar, sin embargo suelen crearse numerosos malentendidos cuando este médico aconseja a un paciente la realización de dicha actividad. En las consultas se suele obviar la explicación de la correcta ejecución de esta sencilla tarea, por lo que en muchos casos tendemos a degenerar la musculatura de la zona baja de la espalda.

Cuando tenemos una lesión como la descrita, los músculos que se encuentran pegados a las vértebras pierden algunas de sus capacidades -como la resistencia o la potencia-. Por si fuera poco, también debemos tener en cuenta que entrenar una zona en la que padecemos dolor no mejora su situación ya que el músculo, en ningún caso, será capaz de ganar fuerza o resistencia. En los casos más extremos, si se fuerza mucho el área lumbar podríamos, incluso, agravar enormemente la dolencia.

El dolor lumbar que padecemos al andar o caminar no es más que el producto de una incorrecta realización de este ejercicio. Por ello, y en aras de no desgastar en exceso la zona lesionada, habremos de ejecutar dicha actividad en intervalos cortos, procurando descansar todo lo necesario para que se recupere normalmente. De esta forma, por ejemplo, si pretendemos caminar unos 30 minutos, tendremos que descansar unos 2 o 3 minutos cada vez que andemos durante 10. Estos son tiempos estimativos, la última palabra al respecto siempre la tendrá el médico que recete el tratamiento de la dolencia.

 

Relacionados

Comentarios (0)

* *

*