Frenar la aparición de la demencia

¿Cómo puedo mejorar la memoria?

¿Cómo puedo mejorar la memoria?

¿Es posible evitar las demencias con ejercicios de memoria? El equipo médico de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid formado por la Dra Estrella Rausell, el Dr David Gomez Andrés y la Dra Irene Pulido Valdeolivas resuelven esta duda y otras: ¿Es posible prevenir las demencias? ¿Se pueden tratar? ¿Cómo puedo ayudar a la investigación de la demencias?

En los últimos años, se han desarrollado juegos, videoconsolas o ejercicios, ajedrez, con la intención de mejorar la memoria. El entrenamiento cognitivo ha sido estudiado tanto en pacientes diagnosticados de deterioro cognitivo leve como en individuos sanos, al comprobar que existe un beneficio a corto y medio plazo en la memoria, la atención, el razonamiento y la ejecución de tareas. Otros investigadores han observado que mantener una vida activa (viajar, cocinar...) disminuye el riesgo de enfermedad de Alzheimer. También se ha visto que la actividad física es positiva para mantener un nivel cognitivo adecuado. En la demencia vascular, que es la que se produce por falta de un adecuado riego en el cerebro, se ha comprobado que el control de los factores de riesgo vascular disminuye su riesgo. En el caso de conocerse que se padece la enfermedad de Alzheimer, es conveniente mantener una vida activa y saludable.

Demencia y memoria

En el momento actual, no existen tratamientos eficaces para parar, revertir o curar las demencias. Existen algunos fármacos que se han aprobado oficialmente para las fases iniciales de la demencia, pero su efecto es escaso. Lo importante en esta situación es el tratamiento sintomático, es decir, fármacos para tratar posibles alteraciones de la conducta y/o ejercicios de entrenamiento cognitivo. Cuando la enfermedad está en fases avanzadas, la ayuda ha de ser proporcionada a la familia y al cuidador principal del paciente; para ello, es importante informarse de las ayudas sociales y de posibles centros de día en los que se ofrezcan programas de entrenamiento cognitivos. Por desgracia, estos recursos cada vez son más escasos.

La autopsia (procedimiento médico que estudia la anatomía y la histología del cuerpo con la intención de conocer más sobre la enfermedad y poder llegar al diagnóstico definitivo) tiene importancia en las demencias, ya que en muchas de ellas el diagnóstico definitivo se realiza mediante ella. Las autopsias han permitido conocer detalles de cuáles pueden ser las causas de la demencia y cómo se producen las alteraciones en las funciones cognitivas. Es tan importante el estudio del cerebro enfermo, que los centros de investigación han creado bancos de cerebros. Estos reciben tejido en donación tras la muerte. Podemos contribuir a la investigación sobre demencias donando nuestro cerebro al Biobanco del hospital de referencia de nuestra región, o firmando el consentimiento para que, tras la muerte de un familiar, se le pueda extraer el cerebro para investigación en la necropsia.

Relacionados

Comentarios